fbpx

La infraestructura eléctrica de México está en un proceso de transformación y demanda de infraestructura inteligente. Esto es con la finalidad de potencializar su crecimiento con mayor eficiencia y ahorro en costos de facturación. El sector eléctrico del país se encamina en esta administración hacia la modernización de su infraestructura para hacerla más eficiente y rentable.

La historia de la infraestructura eléctrica de nuestro país.

El sector eléctrico en México atravesó su primer proceso serio en los años 30.

Se creó el Código Eléctrico Nacional y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), una empresa pública recién creada y financiada por el estado, pasó a dominar toda la inversión en capacidad nueva.

Más tarde, en 1960, una reforma constitucional nacionalizó la industria eléctrica y le otorgó formalmente al gobierno la “responsabilidad” exclusiva en la generación, transmisión, transformación y distribución de electricidad. Durante esa década, el gobierno también creó la Compañía de Luz y Fuerza del Centro (LFC) para suministrar electricidad a la Ciudad de México y a los estados vecinos.

Durante los años 60 y 70, México alienó la inversión privada y decidió impedir que las fuerzas del mercado participaran en el sistema energético. Además, el aumento en los precios del petróleo durante los años 70 generó ingresos extraordinarios en un México rico en petróleo, lo que permitió al país mantener importantes subsidios para la generación de electricidad.

A finales de los 80 y principios de los 90, el gobierno mexicano llevó a cabo reformas de mercado en varios sectores económicos, incluida la electricidad. En 1992, el presidente Carlos Salinas reformó la ley de electricidad, estableciendo que la producción privada de electricidad no era un servicio público.

En 2001, el presidente Fox firmó un decreto de reforma que hubiera permitido a los productores independientes de energía vender directamente a clientes industriales. También permitiría la venta de energía privada a la CFE con contratos a largo plazo sin licitación pública. El decreto especificaba que la electricidad no es un servicio público de interés general, sino un servicio comercial. Ambos intentos de reforma fracasaron.

La Reforma Energética

Peña Nieto el 12 de agosto de 2013, lanzó la Reforma Energética. Fue aprobada por el Senado de la República y por la Cámara de Diputados. Se declaró constitucional por el Poder Legislativo Federal y fue promulgada por el Ejecutivo el 20 de diciembre. Promovió el desarrollo de un sistema eléctrico nacional basado en principios técnicos y económicos, bajo la conducción y regulación del Estado.

México tiene la meta al 2024 de generar 35% de la electricidad de energías renovables.

Esperamos sinceramente que así sea. Nuestro país merece una infraestructura eléctrica mejor y más limpia.


0 comentarios

Deja una respuesta

Abrir chat
¿Podemos ayudarte?